Teniendo en cuenta la Ley del Principado de Asturias 4/2010 de 29 de Junio de Cooperativas, la forma de organización empresarial dentro de la economía social que mejor se ajusta a nosotros es la de Cooperativa de Integración Social sin Ánimo de Lucro por los siguientes motivos:

 

Cooperativa porque se basa en una estructura y un funcionamiento democráticos.

 

Integración porque trabajamos para la reinserción social y laboral de un colectivo vulnerable.

 

Social porque es una entidad privada en la que los ingresos económicos son un medio para lograr la mejora social y predomina el fin social sobre el capital económico.

 

Sin Ánimo de Lucro ya que las retribuciones a los socios trabajadores no supera la cantidad estipulada en función del salario mínimo interprofesional y la categoría profesional y los excedentes o beneficios generados por la entidad no son repartidos entre los miembros del equipo promotor sino que se reinvierten en la propia entidad para alcanzar los objetivos propuestos.

 

Otro de los principios de la economía social es la promoción de la solidaridad tanto interna como en la comunidad por un lado generando empleo estable y con calidad que permita la igualdad de oportunidades así como conciliar la vida personal, familiar y laboral, y por otro fomentando la responsabilidad con el desarrollo local, la cohesión social y la inserción de las personas en riesgo de exclusión social.